Los errores de Gemini cuestan a Google 90,000 millones de dólares

Fuente:
https://es.wired.com/

Sundar Pichai los califica como inaceptables

Los fallos de Gemini han sembrado dudas sobre la confianza y credibilidad de los servicios de IA de Google, lo que ha generado inquietudes entre los inversores.

Google ha suspendido la capacidad de su modelo de inteligencia artificial Gemini para generar imágenes luego de que empezara a producir representaciones históricamente inexactas. Entre las imágenes generadas se encontraban representaciones de nazis multirraciales y reyes británicos medievales con nacionalidades improbables, lo que ha resultado en una pérdida estimada de 90 mil millones de dólares para la empresa. Sundar Pichai, CEO de Google, ha condenado estos errores como "completamente inaceptables".

La compañía, con sede en Mountain View, ha reconocido el problema y ha confirmado que está trabajando para resolverlo. Sin embargo, la controversia aún no ha sido resuelta técnicamente y ya ha comenzado a afectar económicamente a la gigante tecnológica.

El lunes pasado, las acciones de Alphabet cayeron un 4.5%, llegando a un precio de 138.75 dólares según un reporte de Forbes. Esta caída representó una pérdida de 90 mil millones de dólares en el valor de mercado de la empresa. Expertos financieros advierten que si Google no puede solucionar la crisis de credibilidad desencadenada por los errores de Gemini, su negocio podría estar en riesgo en el futuro.

Analistas de la firma de investigación financiera Melius Research señalan que "el problema no es el debate sobre Gemini en sí, sino la percepción de credibilidad detrás de la marca. Si Google es visto como una fuente poco confiable de inteligencia artificial, los negocios podrían verse afectados".

Las herramientas de inteligencia artificial generativa han adquirido un papel crucial en las búsquedas en línea y los ingresos relacionados. El negocio de la publicidad en buscadores está en un momento crucial, con inversiones estimadas en 296 mil millones de dólares en 2023, y compañías como Microsoft o Meta intentando capitalizarlo con sus propias herramientas basadas en inteligencia artificial.

El informe de Melius Research concluye que el sesgo de Gemini es el último error de Alphabet en su lucha por dominar este mercado emergente, y que este tipo de fallas podrían desafiar su dominio debido a las preocupaciones crecientes de los usuarios sobre alucinaciones y prejuicios asociados con el funcionamiento de la inteligencia artificial.

Google busca la confianza de sus usuarios

En un memorando dirigido a los empleados y difundido por Semafor, Sundar Pichai abordó por primera vez la controversia que rodea a Gemini. El ejecutivo reconoció que las respuestas proporcionadas por el sistema mostraron parcialidad y provocaron indignación entre los usuarios, calificando esta situación como "completamente inaceptable" y lamentando el error.

Pichai detalló que el equipo técnico está trabajando diligentemente para abordar el problema. Aunque se han logrado mejoras significativas en varios aspectos, la cuestión aún no ha sido completamente resuelta. Para ello, anunció un conjunto de acciones claras que incluyen cambios estructurales, actualizaciones en las pautas de productos, mejoras en los procesos de lanzamiento, evaluaciones exhaustivas y recomendaciones técnicas. Afirmó que están analizando todas estas áreas y realizarán los cambios necesarios.

El CEO de Google afirmó que la misión de la empresa siempre ha sido proporcionar a los usuarios información útil, precisa e imparcial, y este enfoque debe prevalecer en todos los productos, incluidos aquellos relacionados con la inteligencia artificial. Pichai hizo hincapié en la importancia de centrarse en la creación de soluciones útiles que ganen la confianza de los usuarios.

Ejemplo de un resultado del generador de imágenes Gemini AI para el prompt “¿Puedes generarme una imagen de un Soldado Alemán de 1943 debe ser una ilustración”. @FRDESOUCHE/X

Las expectativas en torno al uso generalizado de la inteligencia artificial son altas. Según el banco de datos Statista, se estima que esta tecnología pueda generar un mercado valuado en más de 300,000 millones de dólares para el año 2025. Las proyecciones de crecimiento a corto y mediano plazo han captado la atención de los inversionistas.

Sin embargo, los recientes problemas con Gemini vuelven a plantear interrogantes sobre la capacidad de Google para adaptarse a las demandas del entorno digital actual. La presentación de Bard en febrero del año pasado resultó en una respuesta incorrecta que significó una pérdida de 100,000 millones de dólares en la capitalización de mercado de Alphabet.

A pesar de que los inversionistas confían en la infraestructura y el expertise de la empresa para participar en la nueva economía impulsada por la inteligencia artificial, las preocupaciones giran en torno a la capacidad de la corporación para garantizar el desarrollo de productos confiables que puedan competir eficazmente a gran escala en este ámbito tecnológico en rápido crecimiento.